s2 Fitness te recomienda: Sauna o Baño de Vapor

Una visita a la sauna o al baño de vapor siempre es una experiencia relajante que no deberías despreciar si nunca lo has probado. Incluso una breve visita puede relajar articulaciones y músculos, reducir el estrés y promover un sentimiento de bienestar.:

Las saunas y el vapor son muy calientes, con la diferencia de que las saunas son secas y los baños de vapor, como era de esperar, húmedos.

Para recibir el máximo beneficio de cualquiera de estas experiencias queremos hacerte unas breves recomendaciones:.

- Si tienes problemas de salud, una enfermedad del corazón o enfermedades respiratorias, sufres de una enfermedad crónica o estás embarazada, debes consultar al médico antes de usar una sauna o baño de vapor..

- No se deben ingerir alimentos pesados ni alcohol antes de la visita.

- Prepárate para entrar efectuando una ducha caliente para abrir los poros de la piel y facilitar la relajación muscular, después sécate bien para favorecer la sudoración.

- Los pies tienen que estar calientes; en caso contrario frótalos un poco con las manos para entrar en calor.

- En el caso de notarse mareado o de no soportar el calor, es mejor dar por terminada la sesión.

- En el interior de la cabina hay que sentirse libre de cualquier presión, por lo que debes utilizar un traje de baño cómodo o envolverte en una toalla.

- Una vez dentro siéntate o túmbate relajadamente durante 5 a 12 minutos en el caso de la sauna y entre 10 y 20 minutos en el caso del baño de vapor.

- Una vez fuera, dúchate con agua fría para refrescar el tracto respiratorio y aumentar el consumo de oxígeno.

- Puedes repetir el proceso completo por segunda y tercera vez, siempre después de refrescarte bien y si tu tolerancia lo permite. No abuses.

S2fitness, estamos a vuestra disposición para lo que necesitéis.